¡Llámanos sin Compromiso Hoy!

Nuestro Horario

Lunes a Viernes: 9-14h y 16-20h

Solicitar Cita Online

Clínica Medivás Madrid y Valladolid

Linfedema

¿Qué es un Linfedema?

Además de las arterias y las venas, existen otros conductos vasculares que suelen ser los grandes olvidados: los vasos linfáticos. El sistema linfático tiene la función de recolectar el líquido extracelular; por lo tanto tiene una función de drenaje. A nivel de las extremidades podemos distinguir capilares linfáticos, microscópicos alrededor de las células, colectores linfáticos, caracterizados por la presencia de válvulas que sólo permiten el flujo en un sentido, y ganglios linfáticos, agrupados en cadenas ganglionares y constituyen estaciones de la circulación linfática.
Aproximadamente el 90% del líquido intersticial es recogido por el sistema venoso, y un 10% por los capilares linfáticos. La linfa es un líquido claro, límpido y transparente que proviene de los líquidos extracelulares, y se desplaza de forma lenta. La disfunción o enlentecimiento del sistema linfático se traduce en un Linfedema, es decir, un edema o hinchazón por acúmulo de líquido linfático. Y éste puede ser primario, por disfunción intrínseca o anatómica muchas veces congénita (muy característico en los MMII), o secundario, por ejemplo tras cirugía o radioterapia (como suele ocurrir en un brazo tras mastectomía).
Hoy en día la prueba diagnóstica más empleada es la Linfografía isotópica, que se realiza en unidades de Medicina Nuclear. Consiste en la inyección debajo de la piel de un radiofármaco, para entendernos, una sustancia marcada que es capa de detectarse en las gammacámaras, o aparatos de detección de Medicina nuclear.

imagen de linfedema

Descubre nuestros tratamientos de Angiología y Cirugía Vascular

Linfedema | Angiología y Cirugía Vascular

¿Cuál es el tratamiento de un Linfedema?

Desgraciadamente el linfedema no tiene muchas veces un tratamiento curativo; muchas de las cirugías que se han desarrollado no han sido exitosas. Así que es muy importante centrar las medidas terapéuticas en mejorar la calidad de vida de los pacientes y disminuir las complicaciones.

Además de evitar el sobrepeso e hidratar de forma abundante la piel, podemos usar fármacos que ayudan en la función de drenaje intersticial. Pero el apartado quizás más importante del tratamiento y con mejores resultados, es el Drenaje Linfático Manual o masajes de drenaje linfático. Algunas técnicas de Presoterapia pueden ser útiles. Las medidas posturales y la contención elástica con medias de compresión o vendajes específicos son muy importantes. Hay ciertos ejercicios físicos (Cinesiterapia) que ayudan a mejorar la función de bomba muscular y drenaje linfático. No olvidar la importancia de la valoración y seguimiento por un Cirujano Vascular, que entre otras cosas descartará que no exista asociada también patología del sistema venoso, mediante un simple EcoDoppler color.

Solicitar Cita Online

Causas del Linfedema

El sistema linfático es fundamental para mantener el cuerpo sano. Hace circular linfa rica en proteínas por todo el organismo, y recoge las bacterias, virus y desechos. El sistema linfático transporta este líquido y las sustancias dañinas a través de los vasos linfáticos, que se dirigen a los ganglios linfáticos. Los residuos después son filtrados por los linfocitos (células que luchan contra las infecciones y que viven en los ganglios linfáticos) y, por último, los eliminan del cuerpo.

El linfedema ocurre cuando los vasos linfáticos no son capaces de drenar de manera adecuada el líquido linfático, generalmente de un brazo o de una pierna. El linfedema puede ser primario o secundario. Esto quiere decir que puede ocurrir por sí solo (linfedema primario) o puede ser la consecuencia de otra enfermedad o afección (linfedema secundario). El linfedema secundario es mucho más frecuente que el linfedema primario.

Causas de linfedema secundario

Cualquier afección o procedimiento que dañe los ganglios linfáticos o los vasos linfáticos puede provocar linfedema. Algunas causas son las siguientes:

  • Cirugía. La extracción o la lesión de los ganglios linfáticos y de los vasos linfáticos pueden provocar linfedema. Por ejemplo, se pueden extraer ganglios linfáticos para verificar si se diseminó el cáncer de mama, y durante la cirugía pueden lesionarse los ganglios linfáticos asociados con vasos sanguíneos de las extremidades.
  • Radioterapia para el cáncer. La radiación puede provocar la cicatrización e inflamación de los ganglios linfáticos o de los vasos linfáticos.
  • Cáncer. Si las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos, puede producirse linfedema. Por ejemplo, un tumor que crece cerca de un ganglio linfático o de un vaso linfático puede aumentar de tamaño hasta llegar a bloquear el flujo de líquido linfático.
  • Infección. Una infección en los ganglios linfáticos o la presencia de parásitos puede restringir el flujo de líquido linfático. El linfedema relacionado con infección es más frecuente en las regiones tropical y subtropical, y es más probable que se manifieste en los países en desarrollo.

Causas del linfedema primario

El linfedema primario es una afección hereditaria y poco frecuente causada por problemas en el desarrollo de los vasos linfáticos del organismo. Las causas específicas del linfedema primario son las siguientes:

  • Enfermedad de Milroy (linfedema congénito). Este trastorno comienza en la infancia y hace que los ganglios linfáticos se formen de manera anormal.
  • Enfermedad de Meige (linfedema precoz). Este trastorno suele causar linfedema cerca de la pubertad o durante el embarazo, aunque puede aparecer más tarde, hasta los 35 años de edad.
  • Linfedema de comienzo tardío (linfedema tardío). Este trastorno es poco frecuente y suele comenzar después de los 35 años de edad.
Solicitar Cita Online

Artículo para «La Razón» del director médico y cirujano vascular de la clínica Medivas: Dr. Agustín Arroyo.

TEMA: Eliminar las varices de mayor tamaño sin cirugía ya es posible

Angiología y Cirugía Vascular

Preguntas Frecuentes Linfedema

El linfedema es provocado con más frecuencia por la extirpación o el daño de los ganglios linfáticos como parte del tratamiento oncológico. Se debe a la obstrucción del sistema linfático, que forma parte del sistema inmunitario.

Para prevenir la aparición de un lifedema hay que seguir los siguientes consejos:

Para facilitar la circulación linfática

  • Evitar permanecer de pie durante largo tiempo con los brazos caídos.
  • Tener cuidado con las exposiciones prolongadas al calor o baños de sol.
  • Vestir prendas holgadas.
  • Utilizar sujetadores de tiras anchas, que no presionen.
  • No levantar pesos excesivos con los brazos.
  • De vez en cuando, levantar el brazo y cerrar y abrir la mano para descansar y descongestionar.
  • Y realizar los ejercicios de drenaje linfático.

Para evitar infecciones

  • Protegerse las manos con guantes para realizar tareas domésticas (planchar, jardinería, bricolaje, etc.) o si se utilizan detergentes fuertes muy concentrados.
  • Cuidarse muy bien las heridas, quemaduras, picaduras de insectos, aunque sean superficiales.
  • Tomarse la presión arterial y realizar las extracciones o aplicar las inyecciones en el brazo contrario al de la mastectomía.

El sistema linfático elimina la infección y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Si no funciona en forma adecuada, el líquido se acumula en los tejidos y causa una hinchazón llamada linfedema. Otros problemas del sistema linfático pueden incluir infecciones, bloqueos y cáncer.

Los signos y síntomas del linfedema, que aparece en la pierna o brazo afectado, comprenden los siguientes:

  • Hinchazón de todo o parte del brazo o la pierna, incluso los dedos de los pies y de las manos
  • Sensación de pesadez o rigidez
  • Amplitud de movimiento limitada
  • Dolor o molestia
  • Infecciones recurrentes
  • Endurecimiento y engrosamiento de la piel (fibrosis)

El linfedema en los brazos o en las piernas puede tener complicaciones graves, como las siguientes:

  • Infecciones. El linfedema puede causar infecciones, como una infección bacteriana grave de la piel (celulitis) y una infección de los vasos linfáticos (linfangitis). La lesión más pequeña que se produzca en un brazo o en una pierna puede constituir un punto de entrada para la infección.
  • Linfangiosarcoma. Esta forma poco frecuente de cáncer de tejido blando puede aparecer como consecuencia de los casos más graves de linfedemas que no reciben tratamiento. Los signos posibles del linfangiosarcoma son las marcas moradas o púrpuras en la piel.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer linfedema después de un cáncer, de un tratamiento oncológico o de otras causas secundarias son los siguientes:

  • Edad avanzada
  • Sobrepeso u obesidad
  • Artritis reumatoide o artritis psoriásica

NUESTRO EQUIPO

Descubre el equipo de la Clínica Medivás

Te presentamos a nuestro equipo

Cuidamos de tu Estética y Salud

Ven a conocernos, ¡la primera visita es SIN COMPROMISO!

Solicitar Cita Online

Nuestro Blog

Consejos y Novedades de la Clínica Medivás

Interesantes artículos para cuidar tu salud
Estamos Disponibles